<< Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo, ¿vale? Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo ve por ello y punto. W.S.>>

Hace algún tiempo me di cuenta que en mi vida faltaba algo. Acababa de terminar mis estudios de diseño y era el momento de introducirme al mundo laboral. Así que me puse en marcha. El tiempo iba pasando y aún y tener un trabajo fijo, no me sentía del todo realizada ni profesionalmente ni personalmente.

Después de un tiempo me di cuenta que necesitaba un cambio en mi vida. Y si, a veces tomar decisiones da miedo y más cuando no hay nada seguro. Pero creo firmemente que el miedo es simplemente un producto de los pensamientos que uno mismo crea y por ello no podemos paralizarnos ante el.

Fue entonces cuando tome la decisión de cambiar el rumbo de mi vida y dedicar mi tiempo a algo que realmente me apasionara. Y así es como todo  empezó. Encontré una vía donde podía explotar toda la creatividad y poner en practica las mil y una ideas que me pasaban por la cabeza.

Quiero diseñar momentos únicos, llenos de detalles que dejen huella. Quiero poder crear recuerdos, crear emociones y despertar los cinco sentidos. Pero sobre todo quiero poder compartir mi pasión con todos aquellos que quieran.

Es muy gratificante ver como una idea va cobrando forma día a día, y que un simple concepto, con mucho mimo, dedicación y entusiasmo se convierte en un proyecto tan especial y personal.

Finalmente después de un tiempo de maduración Le Blanc Rêve es hoy un sueño hecho realidad.

Estoy deseando soñar junto a vosotros, os apuntáis?